julio 17, 2007

¿Pueden cientos de infalibles estar en desacuerdo?

Los infalibles al por mayor
©2007Milton Acosta

Es cierto que quienes murmuraron contra el liderazgo de Moisés la pagaron caro. Es cierto que Sansón derrotó a los filisteos por sus poderes sobrenaturales Es cierto que David no tocó a Saúl porque era “el ungido de Yavé.” Es cierto que todos los enemigos de David fueron eliminados.

PERO

los ungidos también se equivocan. Los ungidos de Dios, aparte de Jesús, son seres humanos que se equivocan y cometen errores. ¿No ha leído la Biblia? ¿Por qué no entró Moisés en la tierra prometida? Por no seguir las instrucciones de Dios en un momento específico. ¿Por qué quedó ciego Sansón? Por andar de Don Juan, de Schwarzenegger, y con jueguitos de adivinanzas. ¿Quién frenó a Saúl cuando iba a matar a su hijo? Sus propios soldados. ¿Quien reprendió a David por haber matado a Urías el hitita? El profeta Natán con un cuento inventado sobre un rico que le quitó un corderito a un pobre. ¿Por qué Jefté sí cumplió su juramente de sacrificar al que saliera a recibirlo si Dios le daba la victoria en la batalla? (salió su propia hija, y cumplió su descabellado pacto) Porque no hubo nadie que lo corrigiera.

Entonces, ¿por qué hay líderes de iglesias llamadas cristianas que se autoproclaman infalibles y condenan bajo maldición a todo el que no esté de acuerdo con ellos porque son “ungidos”? Lo peor de todo no es que así se autoproclamen. La gente en realidad puede creerse lo que quiera de ellos mismos. Lo absolutamente lamentable es ¡que haya gente que les crea y los sigan a ciegas!

Cuando Pablo fue criticado, ¿a qué apeló? ¿a maldiciones contra sus críticos? ¡Jamás! ¿Por qué? Porque en la Biblia el líder cristiano, discípulo de Jesús, no es así. Uno de los más grandes delitos que se cometen contra la Biblia es la teología de retazos bíblicos para beneficio propio. Por eso, la tarea más urgente del intérprete de la Biblia, sobre todo si es maestro o predicador, es hacer teología de toda la Biblia, del Antiguo y Nuevo Testamento juntos. Por ejemplo, ¿sabía que en el Antiguo Testamento los ungidos son unos pocos, pero en el Nuevo Testamento, con la democratización del Espíritu, todos los cristianos somos igualmente ungidos (2 Cor. 1:21)?

La infalibilidad humana no existe. La proclamación de la infalibilidad del líder “ungido” y la prohibición de la corrección es pura mentalidad de secta. Estas son argucias para la manipulación y la dominación de almas débiles y atormentadas. La ridícula infalibilidad de algunos está devolviendo a muchos a los tiempos en que la gente tenía que cuidarse para no ser excomulgada, maldita y condenada irremisiblemente a las llamas eternas del infierno.

Tampoco podemos ahora decretar la anarquía y fusilar al que no esté de acuerdo. El orden es necesario. La autoridad de los líderes eclesiásticos se debe respetar. Pero no sobre la base de su infalibilidad, porque no es real. La autoridad tampoco se decide sobre la base de la popularidad y el rating. De paso, ¿es su iglesia el producto de una disensión o cadena de disensiones recientes? La alternativa a la insatisfacción espiritual en una iglesia no es el radicalismo fanático de los autoproclamados infalibles en otra iglesia. Por eso, no coma cuento, coma Biblia. Nútrase de la Palabra. Pida la Palabra, toda.
©2007Milton Acosta

3 comentarios:

Aaron M.R dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aaron M.R dijo...

retazos Biblicos, hi hi, eso estubo chispa; solo que no te entiendo a veces Milton, por que primero exhortas a que leámos mas de la Biblia, pero en estos ultimos temas que he visto: solo citas libros de otros simios, libros que beto a saber si son o no son Teológicos; como que luego me sacas de onda ....

Aaron M.R dijo...

no precisamente fue sacrificada la hija de Jefté, sino mas bien la ofreció en servicio para toda su vida al Señor; no quieras ver siempre todo el asunto tan literal, creo que te imaginas cosas; la verdad me extraña que siendo profesor no interpretes correctamente las Escrituras. Te lo repetire nuevamente: ofreció a su hija para una consagración de por vida al servicio de Dios, no que la haya degoyado como res y después descuartizado, ya estas igual que Nicodemo, je je.